Cobró 1 millón por este invento y nadie sabe usarlo ¡Aquí te explicamos!

En realidad la vida sería muy complicada sin los jóvenes emprendedores que se dedican a facilitarnos muchísimas cosas. Lo curioso es que muchas veces no logramos descifrar sus inventos aun teniéndolos frente a nuestras narices y conviviendo casi a diario con ellos.


Cada vez sucede con más frecuencia el que adquiramos productos que verdaderamente no sabemos para que nos sirven o que nos facilitarán, pero lo hacemos por el hecho de estar al ¨último grito de la moda¨, por tendencia o porque muchas personas lo adquirieron ya.



Lo cierto es que todos los objetos fueron creados con un fin específico, aunque el uso de algunos definitivamente termina sorprendiéndonos. Creo que nadie inventaría nada que no tuviera un fin concreto, en primera porque sería una pérdida de tiempo y de dinero el promocionarlo y en segunda porque finalmente nadie estaría interesado en comprarlo.

Y hablando de productos ¨raros¨, traemos para ti uno que muchos (y me incluyo) desconocemos su utilidad y sin embargo, para los que hemos viajado en autobús hemos estado en contacto con él, desconociendo por completo para qué nos sirve y el beneficio que nos trae. Lo vemos como un objeto ¨común¨ si una función concreta, nada más y nada menos te estamos hablando de las fundas de asientos de los autobuses.

¿Cuál es la verdadera utilidad de estas fundas? La gran mayoría creíamos que estas fundas eran para la protección del asiento, para evitar manchas o algún otro daño o para poner algún tipo de publicidad en ellas, pues al parecer siempre son de color blanco. Son muy pocos los que conocen verdaderamente su uso, y los que no, aquí te lo explicaremos.

La grandiosa utilidad de estas fundas es sostener la cabeza del pasajero a lo largo de los viajes. Cuando los viajes suelen ser muy largos, las personas a las que no les apetece ver la televisión, leer, escuchar música o ir viendo el paisaje, suelen preferir dormir en el camino, así este se les hace más corto literalmente. Este invento se creó ya que cuando dormimos nuestra cabeza suele balancearse de un lado a otro con el movimiento del autobús, lo que de manera indeseable podría provocar un dislocamiento, lesiones o latigazos vertebrales.

Lo cierto es que lamentablemente estas fundas no reciben la higiene necesaria y somos miles de personas los que ponemos nuestra cabeza en ellas y con ello miles de bacterias se van acumulando, lo que al hacer uso de ellas y no contar con la higiene necesaria, podríamos adquirir una enfermedad o infección en la piel. Lo más factible sería que estas fundas fueran diseñadas en material desechable y se cambiaran entre viaje y viaje, a fin de que estas fueran de uso personal y las personas verdaderamente hicieran uso de ellas, más posiblemente esto no llegue a suceder por la cuestión de la inversión. Así que a la próxima que viajes en autobús, recordaras el uso que tiene la funda en donde has recargado tu cabeza y podrás compartir la información con tu acompañante.


Informa tus conocidos ya que muy pocas personas lo saben usar y puede ser de gran ayuda mientras viajamos. 

Cobró 1 millón por este invento y nadie sabe usarlo ¡Aquí te explicamos! Cobró 1 millón por este invento y nadie sabe usarlo ¡Aquí te explicamos! Reviewed by Samantha Olivares on 11:56:00 Rating: 5