Cuando nació el bebé iban a sacrificar al Pitbull pero días después les dio una gran lección.

Muchas veces nos dejamos llevar por las apariencias y terminamos tomando decisiones precipitadas en base a ellas, de las cuales la mayoría de las veces terminamos arrepentidos. Nunca se debe dar por sentado algo o juzgar a la ligera, pues nunca sabemos las sorpresas que nos puede dar la vida.


Una mujer y su esposo tenían una mascota, para ser específicos un perro raza pitbull. Ella a sus 30 años de edad estaba esperando a su primer hijo. Cuando sus padres se enteraron de la gran noticia, inmediatamente pensaron en el perro y sintieron una gran preocupación.


El pitbull no había causado muchos problemas hasta entonces, pero era muy difícil saber si en algún momento reaccionaría mal con alguien o se comportaría agresivo, ya que en ocasiones pasadas a algunas visitas se les había echado encima simulando querer morderlos aunque al final de cuentas no lo hizo.

Este daba la impresión de ser muy inestable, por eso los padres de la chica temían mucho por la seguridad y bienestar del bebé. Así que sin pensarlo dos veces hicieron lo posible por convencer a su hija y a su esposo de sacrificar al pitbull, ya que no podían arriesgar al bebé y éste estaba a punto de nacer.

La chica se vio muy forzada a aceptar. Cuando el día llego y tenían al pitbull en la cama metálica, ella se arrepintió y sacó inmediatamente a su mascota de ahí. Todos terminaron molestos con ella, pero finalmente aceptaron y respetaron su decisión aunque aún temían por el bebé.

Cuando nació se tomaron muchas medidas de precaución aunque su preocupación no acababa. Pero decidieron que el pitbull no tuviera ningún contacto con el bebé aunque erróneamente esto hacia que no hubiese una conexión entre ambos.
Pasaron tres años y el bebé creció. Ya caminaba y se mostraba curioso con el pitbull pero no permitían que se le acercara demasiado, sólo lo había visto de lejos.

Un día la familia había salido de paseo. A su regreso el pitbull se había soltado de sus cadenas. Cuando la familia iba a entrar a casa se escuchó un estruendo y los gritos de la chica, el pitbull escuchó y salió a su encuentro. Inmediatamente llegó a donde se encontraba la familia y vio a un hombre forcejeando con la chica y otro más golpeando al esposo. Estos trataban de asaltarlos.

El niño no paraba de llorar, la preocupación de la chica y el miedo aumentaron al creer que el pitbull sería capaz de atacarlo. Su sorpresa fue cuando vio que éste se abalanzó contra los delincuentes y comenzó a morderlos, dándoles así oportunidad a los vecinos de llamar a las autoridades.

Fue así como el pitbull al que juzgaron por su apariencia y al cual en un momento determinado pensaron en sacrificar, terminó salvando a toda la familia, inclusive al pequeño.

A veces tomamos decisiones erróneas porque las tomamos en base a lo que todo mundo dice o cree. Una raza no determina si el perro será bravo o no, la educación, el trato y el amor que les des sí. Por eso cuida de ellos y trátalos bien, no son sólo mascotas, créeme, terminan convirtiéndose en un gran amigo y un integrante más de tu familia.


Comparte esta hermosa historia  para que hagamos conciencia sobre los animales y el cuidado que les damos . Hay que romper los estereotipos :)


Cuando nació el bebé iban a sacrificar al Pitbull pero días después les dio una gran lección. Cuando nació el bebé iban a sacrificar al Pitbull pero días después les dio una gran lección. Reviewed by Samantha Olivares on 12:29:00 Rating: 5