Su ex marido se ríe de ella por ser pobre, lo que hizo este extraño al verlo se merece un aplauso.

Todos sabemos que la vida no es fácil y menos si existen personas que se encargan de hacerla aún más difícil cada día, si en vez de vivir se dedican a ponerle trabas a los demás de diversos modos.


Afortunadamente, también existen personas que siempre están dispuestos a echarles una mano a los demás sin importar si los conocen o no, muchas veces lo hacen por ¨humanidad¨, virtud que no cualquiera tiene en estos tiempos.



A continuación te presentaremos un caso que integra de ambas acciones, ¡tú decides cual apoyar!

Me encuentro sentado en McDonalds tomando una Coca-Cola, tal vez he tomado dos ya. En la mesa de una esquina del lugar hay una mujer que tiene más de la hora esperando a alguien, aunque ella ya estaba allí cuando llegué, así que probablemente tenga mucho más.

Por la puerta entra un señor con un pequeño niño que tiene algunos dos años de edad. “Llevo una hora esperándote”, dice la señora, y tal parece que está muy molesta. “Pues ya estoy aquí y aquí está tu hijo”, el hombre le pasa al pequeño, se da la vuelta y empieza a caminar hacia la puerta. Ella le pregunta “¿Tienes un poco de dinero para comprar un hamburguesa? Sólo me alcanza para el menú para el niño”.

El hombre primero se asegura de que no viene nadie pues no desea ser escuchado, entonces al percatarse de que sólo la mujer puede oírlo aunque en realidad también yo lo he escuchado, le dice: “¡Por mí te puedes morir de hambre!”. La mujer sólo sacude la cabeza y puede notarse en ella la tristeza. Al ordenar para su pequeño, le hacen falta algunas monedas, por lo que va al auto a buscar algo de dinero pero no encuentra nada.

En cuanto la mujer salió en busca de las monedas, un sujeto extraño se paró con el mesero y encargó dos hamburguesas grandes, una gran ración de patatas fritas y dos refrescos y enseguida pagó. En una servilleta escribo: ¨No te sientas mal y no dejes de luchar. ¡Querer es poder, ponte pie! Y le dijo al mesero que se lo entregara a la mujer y a su hijo que habían salido en busca de monedas.
El mesero acató la petición de aquel sujeto y entregó la comida hasta la mesa donde estaba la mujer con su hijo y le dijo: “Esto es para usted y su pequeño, pero no puedo decir de quién es”.  El joven vuelve a la caja y la mujer al abrir con desespero los paquetes donde se encontraban las hamburguesas descubre la nota y la lee. En ese momento la mujer rompe en llanto pues se siente conmovida con la acción que han tenido con ella y su pequeño.
Cuando terminan de comer, madre e hijo salen del establecimiento y pasan junto al extraño y ella le susurra “muchas gracias”. “¿Por qué?” preguntó él, ella sólo sonríe y el hombre le deseo un bonito día de manera amable.
¿Te imaginas que a diario todos hiciéramos una buena acción por alguien que no conocemos? Sin duda, el mundo sería muy distinto. ¿Qué opinas sobre ambas acciones que realizan los dos personajes adultos?
Fomentemos las buenas acciones , No olvides compartir esta hermosa reflexión con tus amigos, hay historias que merecen ser leídas por todo el mundo y más cuando se trata de personas con un gran corazón. 
Su ex marido se ríe de ella por ser pobre, lo que hizo este extraño al verlo se merece un aplauso. Su ex marido se ríe de ella por ser pobre, lo que hizo este extraño al verlo se merece un aplauso. Reviewed by Samantha Olivares on 10:49:00 Rating: 5