Él empuja a su esposa del bote para salvarse. Al entender los motivos rompo en llanto, ¡descubre por qué!

No cabe duda de que la vida nos pone muchas pruebas, muchas veces unas más difíciles que otras, pero sin duda ninguna que no podamos soportar o superar, tan sólo son lecciones que nos harán crecer. Las más complicadas son aquellas de las que depende nuestra vida y es así, como una profesora relató un testimonio a sus alumnos con la intención de ver la reacción de estos. 
¿Quieres saber de qué se trata? Continúa leyendo.

La profesora comenzó a relatar los hechos, exponiéndole a los jóvenes que una vez hubo una pareja que estaba en una isla, y sólo había la oportunidad de que uno de los dos fuese salvado, exponiendo también que actualmente es el esposo quien vive. Sus alumnos sorprendidos, desconcertados e inclusive algunos indignados, comenzaron a criticar cruelmente, pero luego de que la profesora terminara su relato, ellos se quedaron sin palabras.




La profesora les contó lo siguiente:
Cuando una pareja lograron llegar a un bote salvavidas, el hombre empujó a su esposa montándose en el bote y quedando la mujer detrás de él. Ella se quedó en el crucero que se estaba hundiendo y le gritó a su esposo: …
Entonces la profesora volteó a ver a sus alumnos los cuáles parecían muy intrigados y les preguntó: ¿qué creen ustedes que la gritaba la mujer a su esposo?, la gran mayoría respondieron puras frases de desprecio y odio, sin embargo, un alumno estaba totalmente callado, lo cual llamó la atención de la profesora y lo cuestionó sobre lo que él pensaba, este respondió: -yo pienso que ella le gritó que cuidara de su hijo-, dijo el joven muy convencido y los demás alumnos lo miraron con asombro.
La profesora desconcertada ante la respuesta de su alumno le preguntó si ya había escuchado la historia antes, a lo que el joven respondió que no, pero que eso fue lo que su madre le dijo a su papá antes de fallecer a causa de una enfermedad.
Con un nudo en la garganta la profesora comentó que él había dado la respuesta correcta. Y continuó narrando:
El crucero finalmente se hundió y el hombre volvió a lado de su hija, a la cual crió solo.
Años más tarde también él falleció y la hija de la pareja encontró un diario del padre cuando arreglaba sus cosas para donar algo de ropa. En él escribió que la esposa había sido diagnosticada con una enfermedad mortal días antes del crucero que tenían en mente desde hace meses realizar. En el momento en que ocurrió la tragedia del crucero, entre ambos tomaron la decisión de que así tenía que ser, él debía salvarse para cuidar de la hija de ambos
Enseguida de ello también plasmó: “Aunque no quería nada más que hundirme al fondo del mar contigo tenía que pensar en nuestra hija. Desafortunadamente tengo que dejarte sola en el fondo del mar, por siempre”.
Cuando finalmente la profesora terminó de narrar la historia, vio como todos sus alumnos estaban sin habla, también entendió que sólo uno de ellos había entendido la historia de inicio a fin y es que, entre todas las cosas buenas, malas y peores que acontecen en el mundo, hay mucho más allá de cada una que a veces es muy difícil ver.
A los chicos les quedó la reflexión de que nunca debemos basarnos sólo en la superficie para determinar algo, nunca será bueno juzgar. Inclusive, se dieron algunos ejemplos de cuando solemos juzgar tan a la ligera, por ejemplo: muchas veces criticamos cuando alguien desea pagar totalmente la cuenta sin importarle la cantidad que sea, suponemos que lo hace por presumir, pero, ¿por qué mejor no pensar que lo hace porque valora la amistad?
Otras ocasiones juzgamos a los obsesionados del trabajo pero no nos ponemos a pensar que uno de los principales valores de esa persona es la responsabilidad y no desea fallar.
También están los que son juzgados cuando piden perdón antes que la otra persona, atribuyéndole que entonces en verdad ha sido su culpa cuando tal vez sólo lo hace por el valor que le da a la persona y porque además tiene humildad y está demostrando que pedir perdón no le molesta ni avergüenza.
De igual forma, los que ofrecen ayuda no es porque te deban un favor, lo hacen porque les ha nacido y es su manera de demostrarte que para ellos eres un buen amigo. Y por último están los que envían mil mensajes, siempre suponemos que no tienen nada que hacer, pero no te pones a pensar que si lo hace es para demostrarte que le importas a esa persona y no deja de pensar en ti. ¡OJO con lo que juzgas!
La vida cambia, sigue su curso siempre y jamás se detiene. Afróntala de la mejor manera posible, vive y deja vivir, cada quien a su modo, cada quien con su forma de ser feliz. Valora y aprecia a aquellos que te rodean, nada ni nadie es eterno, no esperes a añorar los días de ayer para valorar. Sonríe siempre y muestra tu mejor actitud ante la vida cada día y aprende a disfrutar del presente, pero sobre todo, aprende a respetar la forma de vida de cada persona, sus decisiones, formas y acciones, ¡no juzgues, ama!

No olvides ayudarnos a compartir esto en tu muro con tus amigos y familiares, una hermosa reflexión que les dejará un gran mensaje en el corazón. :)
Comparte este artículo
Él empuja a su esposa del bote para salvarse. Al entender los motivos rompo en llanto, ¡descubre por qué! Él empuja a su esposa del bote para salvarse. Al entender los motivos rompo en llanto, ¡descubre por qué! Reviewed by Samantha Olivares on 17:23:00 Rating: 5