La cabeza del caballo se hincha 3 días antes de la competición. Lo que ocurre, delante de miles de personas, conmueve a la audiencia de las Olimpiadas

Probablemente muchos hayan escuchado hablar de la gran jinete holandesa Adelinde Cornelissen, misma que ha sido Campeona de Europa y del Mundo en repetidas ocasiones. Este año competiría una vez más en las Olimpiadas, inclusive eran muchos los que apostaban a favor de ella, la gran mayoría aseguraba que ganaría la medalla de oro pues no había más competencia.


Adelinde competiría una vez con su caballo Parzival, su fiel amigo desde hace 19 años. Desde el inicio todo marchó bien, ambos habían entrenado arduamente y se parecían estar listo para obtener una medalla más de oro. Durante el traslado a Río de Janeiro no hubo percances y Parzival parecía estar en perfectas condiciones para dar lo mejor de sí. Sin embargo, 3 días antes de la competencia definitiva, a Parzival le picó algún bicho que provocó que su cara se hinchara de manera alarmante, a su vez su cuerpo se llenó de toxinas y su temperatura se elevó hasta los 40ºC.



La jinete Adelinde, quien se mostró sumamente preocupada por su caballo, decidió dormir junto con él en el establo para poder estar al pendiente de su temperatura. Afortunadamente, tanto esmero y cuidados dieron buenos resultados, pues la temperatura de Parzival bajó a 37,5ºC (cabe mencionar que la temperatura normal de un caballo es entre 37-38ºC) y además, la hinchazón de su cara ya no era tan notable.

Adelinde decidió consultar con varios especialistas y después de diversas opiniones decidió continuar en la competencia. Cuando finalmente el gran día llegó, Adelinde hizo algo que los espectadores jamás podrán olvidar, un gran acto de humanidad que se quedó en los corazones de muchos, inclusive ella misma en su cuenta de Facebook, compartió lo acontecido:


"Salimos a la arena y noté a Parzival haciendo un gran esfuerzo como el fiel amigo y admirable luchador que es, jamás me ha quedado mal y jamás se ha rendido, inclusive en esos momento no lo hizo, quien se terminó rindiendo fui yo, porque más que un caballo es mi amigo y decidí que lo mejor era cuidar de él y protegerlo como él lo ha hecho conmigo.  Muchos verán mi decisión como mala o absurda, sin embargo, no me arrepiento. Parzival no es sólo caballo, es mi compañero, mi amigo, el caballo que lo ha dado todo por mí durante toda su vida, así que decidí no merece esto, por ello saludé a todos los espectadores y me marché junto con Parzival de la arena..."

 

 

Toda la audiencia quedó impactada y sorprendida con dicha decisión, sin embargo ninguna crítica ni comentario la harían volver a la arena, a pesar de no competir, ella lucía feliz porque sabía que había tomado la mejor decisión, la salud y bienestar de su amado caballo valían más que una medalla.

La jinete ha recibido un sinfín de halagos por su admirable decisión, pues sin duda eso no lo hace cualquiera. Ahora Parzival se encuentra con un excelente estado de salud y su dueña sumamente feliz por ello.

¡Sin duda esta jinete merece aplausos por su gran acto de humanidad!


Ayudanos a compartir este artículo, actos como este merecen ser reconocidos. :)  Fuente: Facebook/Heather Collins & ESPN
¡Comparte el artículo!

La cabeza del caballo se hincha 3 días antes de la competición. Lo que ocurre, delante de miles de personas, conmueve a la audiencia de las Olimpiadas La cabeza del caballo se hincha 3 días antes de la competición. Lo que ocurre, delante de miles de personas, conmueve a la audiencia de las Olimpiadas Reviewed by Samantha Olivares on 10:46:00 Rating: 5