La carta viral de una madre que no le interesa que sus hijos vayan a la universidad

Sin duda alguna los padres siempre querrán lo mejor para sus hijos; que estén sanos, que vistan bien, que se alimenten bien y por supuesto, que reciban educación para que sean alguien en la vida. Sin embargo, tal parece que no todos quieren lo mismo para sus hijos y es que una madre rompió con el estereotipo de padres y la carta que les hizo a sus hijos se volvió viral en unos cuantos días debido a su forma de pensar, que por cierto nos ha encantado.



La columnista llamada Cathy Brown es la autora de dicha carta, decidió escribirla a raíz de que sus hijos están atravesando la adolescencia y pronto llegarán a una dura etapa: la adultez, en la cual deberán tomar una serie de decisiones. Lo que causó revuelo en internet fue su contenido, ¿quieres saber qué dice? Continúa leyendo.

Mis pequeños:

Les sorprenderá lo que les diré, pero sinceramente no tengo interés en que vayan a la Universidad. Inclusive hay una parte de mí que desea que hagan lo que ustedes quieran, menos eso. Les confieso que me sentiría mejor si decidieran viajar de mochilero o tal vez que iniciaran un negocio de lo que sea o fueran voluntarios en alguna parte del mundo, todo menos la universidad.

Lo sé, es sorprendente que una madre diga esto, pero antes de eso también soy ex obsesionada con ser la más sobresaliente. Tal vez hoy lo vean difícil imaginarme así, pero en mis tiempos de universitaria era un ratón de biblioteca que se decepcionaba profundamente si recibía cualquier cosa menos de un ¨Excelente¨ o una estrella dorada.

Déjenme decirles que su madre fue a la universidad y logró conseguir ese papel tan añorado, el que según le abriría muchas puertas, con ello les afirmo que no importa una mierda la educación que recibí respecto a mi potencial y valor para la sociedad.

Bien, ahora déjenme asegurarles algo mis tres hermosos hijos, ustedes son los niños más brillantes, inteligentes, bondadosos, apasionados y auténticos que conozco. Pero, he de  decirles con toda la sinceridad que hay en mi corazón que también son los tres mayores dolores en el trasero que he tenido que criar, con su deseo de cuestionar todo (incluyéndome a mí, miles de veces al día), y su feroz independencia que deja claro que no me necesitan tanto -y no cambiaría eso por nada del mundo. Deseo con toda mi alma que cuando sean mayores tomen decisiones conscientes para resguardar estas características. Sin duda mis niños, ustedes son geniales.

Por otra parte, no tolero la idea de que se inscriban sólo porque se supone que es lo que deben de hacer porque todo mundo lo hace, esa idea de gastar y gastar dinero y esperar encajar en un sistema en que su educación está en los confines de una habitación me hace encogerme hasta mi núcleo.

Y es que es una ridiculez que un simple papel y una fiesta al finalizar todo el curso te hagan sentir que ya vales la pena. Ustedes valen muchísimo más que eso, ¡son grandiosos! Grábense y por favor, no se subestimen porque ustedes saben perfectamente que las oportunidades para educarse a sí mismos son absolutamente ilimitadas.

La gran mayoría asiste a la universidad para hacer felices a los padres porque finalmente es lo que esperan que hagamos al crecer y sólo para hacerlos sentir que su papel de padres lo han hecho bien. Sin embargo, yo soy la excepción, no decidan ir a la universidad por mí, sólo porque sienten que con ello me harán sentir orgullosa, ya estoy orgullosa de ustedes sin necesidad de que me entreguen ningún papel, que les quede claro.

Claro, debo mencionar que si desean ser médico, abogado, profesor de primaria o algo por el estilo, sí, si deberán asistir a la universidad. Y si sólo desean ir por la experiencia, realmente yo no me opondré. Por mi parte no se los exigiré, deseo que lo hagan cuando se sientan realmente entusiasmados por asistir, listos y preparados y ustedes eligen a qué edad es eso.

No me considero una mala madre por darme igual si mis hijos asisten a la universidad o no, mi deseo anhelado para su educación es éste:

No importa que lo que deseen realizar sea extremadamente loco, sólo deseo que lo que hagan lo realicen con verdadera pasión y amor. Deseo que abusen de la locura y sigan sus impulsos, que en algún momento decidan ir tras quien conocieron hace poco y charlaron durante 10 minutos pero que eso fue suficiente para que no pudiera salir de tu mente y deseo también que les rompan el corazón al menos una vez en la vida, sólo así sabrán su tamaño y la resistencia de este y aprenderán a valorar los demás corazones.

Deseo que con el tiempo se den cuenta de que hay un millón de maneras de apoyarse financieramente y muchas veces ni siquiera es necesario asistir a la universidad, además, deseo también que les importe muy poco lo que los demás piensen de sus opciones profesionales. Si criar borregos, ser jardineros o estilistas o tal vez vender sombrillas en alguna playa les hace sentir felices de levantarse cada día para ir a trabajar, rock on. Espero que tengan el auto respeto y el valor para renunciar en el momento en que empiecen a sentir que se están muriendo dentro energéticamente.

Espero que aprendan de todo en la vida, que nunca pierdan la ocurrencia y espontaneidad. Que por más tonta que parezca una acción o decisión, decidan arriesgarse y preguntarse “¿y por qué diablos no?”, esa es una razón completamente válida.

Aprendan a no matar buenas ideas por pensar demasiado. El hacer locuras es parte del ser humano, son las mismas que nos dan las mejores lecciones de vida y yo quiero que ustedes vivan.

También deseo que con los años y las experiencias, su amor por los libros aumente, que lean no por obligación sino por placer. También, que aprendan a dar la bienvenida a los tiempos difíciles con la confianza y el coraje de un guerrero. Que reciban cada experiencia o cada momento malo como una lección y que de ella tomen lo mejor. Que se arriesguen, que se la jueguen pero sobre todo ¡vivan!

Deseo que experimenten el placer de hacer felices a los demás, que no se olviden de la importancia de los detalles, de los modales y a ustedes mis querido varoncitos, que nunca olviden la caballerosidad. Espero que conozcan muchas personas y que siempre se rodeen de gente excepcional. Que hagan grandes amigos y se arriesguen a vivir grandes amores.
Deseo que en la vida ganen y pierdan, pues sólo así sabrán el valor de las cosas y de los momentos. Y que al perder, sepan aceptar su derrota pero no se queden así, que luchen por obtenerlo nuevamente pero que les quede el aprendizaje de que todo va y viene.

No se olviden de ponerse retos cada día, sean constantes en lo que realizan, salgan de la zona de confort y disfruten de cada día que les regala vida, no importa que la experiencia sea buena o mala, tómenlo como un aprendizaje que los hará crecer y les servirá en un futuro para no cometer los mismos errores, continúen cuestionando todo (inclusive a mi). Actúen con bondad y nunca con malicia, concienticen todo lo que realizan y déjense guiar por ese pequeño sentimiento dentro que les deja saber que están en llamas y felices de estar vivos, estarán bien, se los aseguro y eso hará que también yo lo esté.

No busquen una calificación o ser aceptados por los demás si el precio es dejar de ser quienes desean. No se atrapen en certificados o en lo que la sociedad les dice que es lo “correcto”, eso es basura. Sean auténticos, independientes, libres, evolucionen y revolucionen, Sean un gran pensador fabuloso, magnificas personas. Sean absurdos, irracionales pero muy, muy  apasionados.

Y por favor, esto que les pediré deben cumplirlo al pie de la letra; no lleguen al final de su vida sin historias que contarle a sus nietos, de esas que ellos no puedan creer por lo extrañas y fantásticas que parecen. Sepan que hay gran valor, grandes lecciones, en solamente vivir una vida interesante y verdadera para uno mismo, sin importar qué camino te lleve abajo y sin importar el que dirá de la gente que lo único que busca es joder a los demás. Son libres de hacer lo que más deseen y amen, si su deseo es ir a la universidad los apoyaré, pero si no lo es, también lo haré, para mí siempre serán mi orgullo decidan lo que decidan hacer.”


Con amor, mamá.

Cuan cierto es que cada cabeza es un mundo, pero al menos a mi, el pensamiento de esta madre me ha encantado, ¿qué te pareció a ti?

Ayúdanos a que esta carta continúe haciéndose viral para que todos los padres la lean y den su punto de vista, no olvides compartir en tu muro. :)
La carta viral de una madre que no le interesa que sus hijos vayan a la universidad La carta viral de una madre que no le interesa que sus hijos vayan a la universidad Reviewed by Samantha Olivares on 16:19:00 Rating: 5