Ella muere en un asilo para ancianos – entonces las enfermeras encuentran un papel que arranca las lágrimas de todos.

Al rededor del mundo, diariamente en las casas de asistencia para ancianos hay decesos; del mismo modo, estos esperan ansiosos la visita o llamada de algunos de sus seres queridos.  
Sin embargo, la mayoría vive el abandono y el olvido de aquellos por los que siempre habían vivido.


Muchos de estos viejecitos al sentirse abandonados y estando con su soledad, crean en su corazón resentimientos, de enojo y frustración. En muchas ocasiones, las enfermeras piensan que estos ancianos, solo están esperando que la muerte llegue por ellos para poder así liberar toda esa amargura acumulada por todo el tiempo de abandono.

Al fallecer alguno de estos inquilinos y limpiar la habitación se han encontrado cosas que han dejado sorprendidos a muchos, este es un ejemplo desgarrador del dolor y sufrimiento por la espera de una cita que nunca llegó, causando indignación a algunas de estas enfermeras.


Al sacar las cosas de Victoria, dentro del ropero pegado al fondo de una de las paredes, encontraron una hoja que tenía escritas algunas palabras:

¿Por qué me miran de esa forma las enfermeras? Han de estar pensando que soy una pobre vieja decrepita y berrinchuda, o tal vez me tienen un poco de compasión al ver en mis ojos la necesidad que tengo por un poco de amor, lo han de notar cuando dejo mi vista fija hacia el horizonte.

Sí, soy esa pobre ancianita que aprieta los dientes para no comer y voltea el rostro para que la dejen en paz; pese a eso siempre están ahí animándome a esforzarme. La que todos creen que es un poco despistada, pues debes en cuando pierde sus lentes y olvida donde dejó su suéter, la viejita que grita y reniega porque no quiere que la bañen o alimenten pero pasivamente permite que lo hagan, para olvidarse de lo lento que corre el tiempo.

Será en realidad eso lo que opinan, ¿Es así como me ven?
Si tan solo pudieran ver un poco de lo que realmente soy…

Quisiera poder decirles que tiempo atrás, tuve una hermosa familia donde era una niña amada por sus padres a la que su padre arropaba por las noches y le leía un cuento antes de dormir, la consentida de mamá que le cocinaba postres para cuando llegara de la escuela y la que a diario jugaba a las escondidillas con sus hermanos además de hacer muchas travesuras todas en complicidad con ellos.

No obstante, con el paso del tiempo fui dejando esos juegos y la ilusión de encontrar el amor alentó mis pasos, finalmente lo encontré, casi al concluir la universidad. Me até con tanta ilusión a una persona maravillosa con la que estaría por el resto de mi vida. Todo fue tan extraordinario al lado de ese hombre, y ese prodigioso amor dio frutos, mis hijos fueron y son muy amados y siempre procuramos darles lo mejor, sin embargo, ellos dejaron de ser niños muy rápido y tomaron su camino, ahora han formado sus familias. Mi fiel compañero siguió a mi lado amándome como el primer día y procuró hacerme feliz, tanto para no añorar la ausencia de mis hijos.

De nuevo creció la familia y mis nietos llenaron de risas mi casa, mis brazos volvieron a llenarse de amor y felicidad.

No todo pudo permanecer así, mi cielo se torna gris, mi gran amor ha muerto, me siento desvalida y llena de temor, pues en mi futuro solo veo soledad y espero pronto volver a ver mi amado.

Ya soy una vieja y mis hijos no me pueden atender, pronto mis recuerdos se quedarán en casa; me hospedarán para que me puedan cuidar y lidiar; ya no soy la mujer enérgica y mi corazón se ha hecho duro, si tan solo supieran un poco de mí, sabrían que esta vieja sabe querer, y que mi corazón está lleno de amor, y solo tengo el recuerdo de tantos años que para mí fueron muy pocos, los cuales estuvieron llenos de tristezas, pero de muchísimo amor.
Me presento, esto es ¡mi verdadero yo!

Casi nunca nos detenemos a pensar lo hay detrás de una persona mayor y el dolor que los pudo haber marcado, olvidamos también que ellos solo quieren el descanso eterno y reunirse con alguno de sus seres amados, en muchas ocasiones solo los abandonamos y nos olvidamos de todo lo que nos han brindado; el esfuerzo, la dedicación y el amor que han puesto para darnos lo que nos faltaba.

Hay que tener amor y respeto para estas instituciones, si tienes familiares en ellas no dudes en visitarlos,  cuando no lo haces, ellos muchas veces terminan falleciendo solos, tristes y llenos de mucho dolor. ¡Valora a los ancianitos y trátalos con mucho respeto, ellos lo merecen!

Es bueno recordar que muchos tendremos la gran dicha de llegar a una avanzada edad, compartir este artículo nos servirá para reflexionar sobre el trato digno y justo que debemos tener hacía los ancianitos, no olvides ayudarnos a compartir. :)

Comaprte para generar consciencia.
Ella muere en un asilo para ancianos – entonces las enfermeras encuentran un papel que arranca las lágrimas de todos. Ella muere en un asilo para ancianos – entonces las enfermeras encuentran un papel que arranca las lágrimas de todos. Reviewed by Samantha Olivares on 11:33:00 Rating: 5