Ella atendía a diario a este viejo gruñón sin quejarse. Pero cuando él muere, ella descubre quién es en realidad

No siempre es fácil lidiar con personas con carácter, sin embargo, a veces nuestro trabajo nos exige ser pacientes, amables y respetuosos sin importar como se comporten los demás con nosotros. Las personas varían, así como algunas pueden ser de lo más educadas y cortes contigo, habrá otras que definitivamente desearás que no vuelvan más. Claro, abunda más la gente amable pero como en todo siempre hay excepciones, excepciones que desean acabar con tu sonrisa del día haciéndote pasar un momento muy desagradable. 

Lo anterior era parte del día a día de Melina, una camarera que a diario enfrentaba un gran reto: atender a diario al mismo anciano gruñón que de todo solía quejarse y a pesar de ello Melina lo atendía con una gran sonrisa. Nadie más había querido atender al señor en el restaurante Luby's en Brownsville, Tejas, Estados Unidos, y aunque pudo haberse negado como los demás, Melina decidió atenderlo a diario pese a lo complicado que esto era.

Facebook/CentralTangNE

Walter “Buck” Swords, un veterano de guerra (participó en la II Guerra Mundial) de 89 años, era a quien Melina atendía. Además de cascarrabias era muy quisquilloso, nunca parecía estar conforme con nada. La razón de porque nadie había querido atenderlo era que se dedicaba a insultar y tratar mal a cuanto camarero pidiera su orden, siempre tratando de hacerlos sentir menos y pese a eso, Melina aceptó el gran reto de lidiar a diario con él.


.
Con mucha paciencia y amabilidad, Melina tomaba la orden del anciano gruñón y era ella misma quien le hacía llegar su pedido tal cual él lo deseaba, casi siempre pedía lo mismo, así que esto no le resultaba tan complicado a Melina y pese a lo difícil que era tratar con él, nunca se le escuchaba quejarse o renegar de su trabajo. Los malos tratos no le quitaban a Melina la sonrisa de los labios, con ella lo recibía y con ella lo despedía.
Trascurrieron algunos meses y Walter no se hizo presente en el restaurante, sin embargo, casi nadie sabía nada de él, si algo le había ocurrido, si se había mudado o cual era exactamente la razón por la cual había dejado de ir almorzar al lugar. Un día mirando el periódico, Melina vio la noticia que anunciaba el fallecimiento del veterano, al parecer nadie lamentaba su muerte en el restaurante, nadie excepto ella y jamás imaginó que le esperaba una gran sorpresa tras dicha muerte.

Melina era una de las pocas personas que convivía con él y tal vez la única que lo trataba con amabilidad, a diario le regalaba una sonrisa y aunque no lo demostró en su momento, eso significó mucho para Walter, tanto que días antes de Navidad, Melina recibió la noticia de que éste le había dejado toda su herencia, una suma de 50.000 dólares y un coche. Jamás imaginó que su actitud positiva hacia con los demás le trajera una gran recompensa pero vaya que la merecía. La noticia se esparció como pólvora e incluso este suceso llegó a los medios de comunicación, Melina confiesa nunca haber imaginado una ¨propina¨ tan generosa y a decir verdad, no puede ocultar su felicidad.
En el siguiente vídeo podrás mirar la noticia completa (se encuentra en inglés):

No siempre es posible conocer a ciencia cierta la historia de los demás ni todo aquello que cargan o por lo que han tenido que pasar, pero una buena actitud de nuestra parte, realmente hace una gran diferencia.
Como dicen por ahí: haz el bien sin mirar a quien y trata a los demás, como te gustaría que te trataran a ti. Regalar una sonrisa no nos quita nada pero si aporta mucho a los demás.

COMPARTE esta hermosa historia con los demás. :)


.
Comparte esta linda historia.
Ella atendía a diario a este viejo gruñón sin quejarse. Pero cuando él muere, ella descubre quién es en realidad Ella atendía a diario a este viejo gruñón sin quejarse. Pero cuando él muere, ella descubre quién es en realidad Reviewed by Samantha Olivares on 18:57:00 Rating: 5