Esta mujer quería cortarle el cabello a este indigente. Pero cuando descubrió qué había debajo de su ropa, tuvo que tomar cartas en el asunto

Es cierto que Estados Unidos es un país que ofrece u ofrecía muchas oportunidades de trabajo, pero tampoco podemos ignorar que en él habitan millones de personas en malas condiciones, desempleados y vagando por las calles en uno de los países más ricos del mundo, ¡cuánta ironía! 



Muchas de esas personas resultan ser militares retirados, en este caso la historia es del veterano John Lochlan, de Filadelfia. De ser militar pasó a ser un indigente que porta ropa vieja y sucia, además, su vida no ha sido nada fácil y constantemente recibe el rechazo de la gente.

Ha sido excluido de la sociedad precisamente por no contar con recursos ni un techo donde vivir y no sólo ha tenido que enfrentarse a esas adversidades sino también al rechazo y a la violencia. Sin importarles que también sea un ser humano digno de respeto, John  fue atropellado por un carro y además, en una ocasión recibió un disparo, ambos terminaron por propiciarle una fuerte infección en una de sus piernas, incapacitándolo así de poder caminar con facilidad, además, tuvo una lesión en la columna y el dolor en distintas partes del cuerpo era insoportable.
Debido a que no contaba con seguro médico, fue rechazado en algunos hospitales, sin embargo, siempre habrá gente de buen corazón y en esta ocasión un doctor terminó compadeciéndose de él y decidió atenderlo. Además, lo inscribió en la lista de espera para asistencia social, sus intenciones eran buenas pero el tiempo de espera era demasiado y John no contaba con todo el tiempo del mundo como para desperdiciarlo.

Sin contar con nadie, sin un techo ni una familia, completamente ignorado por la sociedad, John perdió  la fe en la humanidad pero cuando esto apenas ocurría, alguien le hizo ver que aun existían personas con un gran y noble corazón, misma que decidió hacerse cargo de él y apoyarlo en lo necesario.

Tan hermoso gesto lo tuvo Lolly Galvin, una mujer que fundó Dignity Project, una organización encargada de cubrir las necesidades más básicas de las personas que no tienen un hogar en Filadelfia. Confiesa haber sentido una conexión especial cuando tuvo el primer acercamiento con él para cortarle el cabello, pero John apenas la miró decidió rechazarla, creyendo que era igual a todas las personas que lo habían ¨tratado¨ anteriormente.
A pesar de ello, Lolly no se dio por vencida, sus intenciones eran buenas y miraba a John necesitado de todo un poco pero aún más de afecto. Insistió tanto que John terminó aceptando el ofrecimiento de Lolly aunque esto sólo era un pretexto para acercarse a él y conocer más sobre su historia.

Lolly era encantadora y ante sus encantos John terminó bajando la guardia. Ambos se hicieron muy buenos amigos, por fin el gruñón abría su corazón. Lolly confiesa que, de todos aquellos a los que ella había ayudado y apoyado, John  tenía algo especial que la hacía permanecer cerca de él, por eso se esforzó tanto para ganarse su amistad y confianza. Además, su soledad la conmovía, él no merecía estar solo en el mundo y ella deseaba ser su compañía.
Ahora él no estaba solo en el mundo y eso le ayudó bastante para echarle muchas ganas y salir adelante. Las visitas al médico eran en compañía de Lolly, así que eso motivaba mucho a John. Terminaron operándolo de la columna y estuvo en tratamiento para la infección que tenía en los pies. Gracias a Lolly, él sabía nuevamente lo que era ser cuidado con mucho cariño y esmero.


El tratamiento era muy doloroso pero con el tiempo este causó tal efecto positivo en John que volvió a caminar.
Ambos confiesan no haber imaginado que llegarían a ser grandes amigos pues John era un viejo gruñón que parecía odiar a todo el mundo y a Lolly no resultó nada fácil que este indigente aceptara su ayuda pero su perseverancia tuvo buenos resultados.
Las noticias locales supieron de esta historia y es así como hoy es tan conocida pues se le dedicó un reportaje en donde destacaron el buen corazón de algunas personas, en este caso de Lolly.

En ocasiones un pequeño gesto por los demás, puede marcar un antes y un después en la vida de esa persona. Esta historia simplemente es maravillosa y como ella existirán muchas otras, y son precisamente estas las que nos regresan la fe en la humanidad.
¡Que viva la amistad y los buenos corazones! COMPARTE esta conmovedora historia.



Fuente: Littlethings
Fuente2: Nolocreo

Esta mujer quería cortarle el cabello a este indigente. Pero cuando descubrió qué había debajo de su ropa, tuvo que tomar cartas en el asunto Esta mujer quería cortarle el cabello a este indigente. Pero cuando descubrió qué había debajo de su ropa, tuvo que tomar cartas en el asunto Reviewed by Samantha Olivares on 16:31:00 Rating: 5